Saltar al contenido
07/19/2020 / José Quintás Alonso

Jefe, aburres a una vaca…

En “El condenado del faro” puedo ver y leer:

 

Resumiendo:

  1. Trasmisión de animales a las personas
  2. Cuando la bacteria es nueva los médicos de la época nada (poco) pueden hacer: no hay medicinas, no hay vacunas
  3. La peste negra “arrasó” tres continentes y en Europa calculan que mató a unos dos millones de personas (“la tercera parte de la población”)

Los virus son MUY diferentes aunque haya algunas similitudes con las bacterias, por ejemplo:

  1. Los virus zoonóticos se transmiten de animales a personas (Dengue, VIH, H4N1, H1N1…) y posiblemente el SARS-COV-2
  2. La Covid-19 se ha extendido a todo el mundo
  3. Personalmente, me temo (¡ojalá esté equivocado!) que hasta que hay medicamentos y/o vacunas (o una mutación benigna) para cada virus, los sistemas de salud pueden hacer pocas cosas (es suficiente, no obstante, que ¡¡NO dejen de hacer las que saben!!!!!)

Hay normas básicas de higiene que nos enseñaron nuestros padres: lavarse las manos, lavar los vegetales, ventilar las casas, higiene y limpieza en la ropa y en la casa, no compartir tenedores, cuchillos, vasos, botellas, comida, chicles, cigarros, pipas,taparse la boca si se estornuda, huir de las aglomeraciones, guardar una distancia con tu interlocutor… en fin, lo que, junto a los fármacos, permitía superar enfermedades como el sarampión o la tuberculosis en el domicilio, sin que enfermaran todos los componentes de la familia. Se llamaba Sentido Común.

En estos escenarios han surgido y vemos surgir a personas que quieren hacer algo para aliviar el impacto, lo que es encomiable:

  1. Procesiones a los diferentes santos
  2. Confinamientos masivos que de un plumazo eliminan derechos muy básicos y tienen graves y negativos efectos económicos; en fin, es posible cualquier medida que afirme la AUTORIDAD de cada Jefe territorial y que se incardine en la lógica tan querida del Estado de Excepción, de la sospecha generalizada, de la uniformización y la  obligatoriedad, de algo hay que hacer y nada mejor que seguir la estela…
  3. Paralizar la Administración en una enorme proporción y, concretamente, la atención primaria que se hará online o por teléfono (¡menos mal que los Supermercados están en la privada al 100%!)

Mientras tanto, no sabemos si los brotes actuales provocan muertes o no; por no saber, no saben explicar el pico de fallecidos habidos en la parte álgida de la pandemia; que ya es decir.

Así que, Jefe, aburres a una vaca…

Espero que  Koch y Pasteur  , se hayan puesto en camino y lleguen antes de la segunda oleada

 

 

A %d blogueros les gusta esto: