Skip to content
03/20/2012 / José Quintás Alonso

¿Qué consecuencias puede tener esta crisis?-4.

Dice N-B:

  1. Crecimiento      económico: menor
  2. Desempleo:      mayor
  3. Servicios      públicos: menores
  4. Calidad de      vida de la población: retroceso.

Si me preguntan que si es posible que un motor de combustión, gastando menos carburante, aumente el trabajo producido, responderé que SI, es posible. Los ingenieros se encargan de introducir modificaciones para ganar en eficiencia.

De forma que estando de acuerdo con la primera afirmación, deben de matizarse la otras tres: no las acepto sin más.

Dicho lo anterior, es absolutamente claro que el “motor” del empleo no va a ser la Administración , que los servicios públicos deben adaptarse a la nueva situación intentando racionalizar su empleo y dotarse de una  eficiencia de la que en ocasiones adolece, que debemos de redefinir “calidad de vida”…

La única conclusión que me atrevo a afirmar es que en la situación actual es necesario estudiar el “motor” y rediseñarlo para que siga cumpliendo su función.  En general y sin renunciar a la experiencia histórica -con luces y sombras, pues no es sencillo aproximarse a lo que ya no existe- no debe operarse con categorías del pasado; en una sociedad como la actual, con problemas que pasan las fronteras a velocidad de vértigo y que por eso decimos que son problemas globales, carece de sentido plantear mecanismos de resolución de esos problemas globales basados en los estados nacionales; estos bastante tendrán que hacer con gestionar sus competencias y dejar las que no PUEDEN desempeñar.

Anuncios

One Comment

  1. Samuel Pepys / Mar 22 2012 17:27

    En general se considera que un protectorado es un instrumento al servicio de los intereses estratégicos, económicos o militares de las grandes potencias; una institución o formulación legalizada para la legitimación de relaciones jerárquicas o de poder entre estados o entidades nacionales: El protectorado tiene siempre una tendencia colonial, si no es en sí mismo colonial, de explotación, de provecho.
    ¿Es España un protectorado? Veamos. Nuestras finazas dependen del exterior. Bruselas, Merkel y los “mercados” nos imponen el techo del déficit y el interés que debemos pagar por sus créditos. Nuestro gobierno queda vaciado de poder porque no puede afrontar las políticas económicas. Ya les vienen impuestas. El desmantelamiento de los servicios públicos al ciudadano sirve para cubrir la mesa de los que disponen de recursos financieros. La disminución de la renta disponible por la mayoría de los ciudadanos se transfiere a los mismos poseedores de eosos recursos. Parece, por tanto, que nos aproximamos a convertirnos, con denominación del siglo XIX, en un protectorado. La tendencia de explotación y provecho es manifiesta y en la relación de jerarquía más evidente.
    El siguiente paso consistirá en que Bruselas, Merkel y los “mercados” nos designen un gobierno. Pero sería tan clamorosa la evidencia que prefieren contar con élites nacionales colaboracionistas para disimular.
    Mientras tanto, seguiremos pensando a quién votar para que mejor defienda nuestros intereses.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: