Skip to content
12/10/2012 / José Quintás Alonso

España, una nueva historia.

José Enrique Ruiz-Domenech, en su obra “España, una nueva historia” dice:

“…En otro orden nos encontramos a Apiano, Rufo o el anónimo autor de De bello Hispanico. Cada uno de ellos tenía sus temas favoritos, entre los cuales destacaba sin duda el efecto que les producia el temperamento de los diferentes pueblos ibéricos: su bravura, su fidelidad al jefe (la devotio ibérica), su ingenuidad (simplicitas), su torpeza en el dominio de los idiomas o en la pronunciación, son el origen de numerosos debates sobre la permanencia de “lo español” a lo largo de los siglos”.

Las dificultades para los idiomas, por ejemplo, vienen de lejos…al menos hay elementos para el debate, ¿no?. Señalar que, aunque señala claramente a los “pueblos ibéricos” como un todo, ya especifica a aquellos que provienen de la zona atlántica y cultura megalítica, de los emparentados con los campos de urnas -celtiberos- y la franja mediterranea…En fin, a ver si hay tiempo y paso de la página 100!.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: