Skip to content
09/01/2013 / José Quintás Alonso

SinPa

Cuando leo u oigo comentarios acerca de esta crisis y las venideras, parece que muchos conciudadanos, profesores, economistas de renombre e incluso algún premio Nobel, apuestan por una especie de bálsamo de Fierabrás, que todos los males cura: el SinPa.
Como muchas personas recordamos, el SinPa era una práctica no habitual; normalmente, coincidiendo con las fiestas patronales y un cierto grado de alegría -mezcla de pandilla y chatos-, el grupo hacía un SinPa y se iba del último bar sin pagar las consumiciones. A ese establecimiento no se volvía en tiempo…claro está.
Pues bien, parece ser que a una buena porción de los ciudadanos de las economías más ricas del Planeta -asesorados por personas de elevado nivel intelectual y políticos de talla-, a los que se les ha prestado dinero lo pidieran a título individual, empresarial o estatal, en cantidades ingentes, se les ha ocurrido que hacer un SinPa sería la solución a sus males, la solución organizativa y económica ideal.
¿ Qué hacer si se reproduce la situación?. Otro SinPa!.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: