Skip to content
05/15/2016 / José Quintás Alonso

Piensen en futuro y dialoguen.

Desde hace años –comenzó en 1990-, la ONU viene calculando el IDH (Índice de desarrollo Humano); dicho índice es el resultado de tener en cuenta diversos factores como la longevidad, la educación y un nivel económico razonable. Es un índice sensible, de forma que una variación (al alza o a la baja) de unas milésimas, es significativo.

 

Una lectura rápida me permitió tomar datos que me llamaron la atención y son estos (puesto en el ranking, Estado):

 

1 Noruega 113 Palestina
2 Australia 121 Irak
26 España 126 Marruecos
27 Italia 130 India
50 Rusia 147 Pakistan
67 Cuba 160 Yemen
71 Venezuela Sin datos desde 2009 Corea del Norte

 

Por otra parte, considero mi reciente experiencia individual, a saber:

  1. Tengo familiares en escuela pública, asisten con normalidad y no he notado algo anormal.
  2. He acudido al consultorio al médico de cabecera y está como estaba; me ha enviado a especialista y la consulta se ha efectuado y transcurrido con normalidad.
  3. Estoy jubilado y mensualmente recibo la pensión ( es cierto que ha subido menos que el nivel de vida, pero entiendo que debo ir a la par que los demás…son épocas duritas)

 

Por supuesto, otra persona puede haber tenido experiencias diferentes…tal vez. Pero yo no generalizo y además mi interpretación de los datos es coherente; veo a más italianos trabajando en España que alemanes; veo a más marroquíes que australianos. Además conozco a españoles/as que se han ido a trabajar a Australia, pero no conozco a ninguno que se haya ido a la República Popular Democrática de Corea del Norte.

 

¿Sería interesante que España pasara del puesto 26 al 25, al 20, al 18…?. Pues claro!. El paro estaría en ratios más razonables y habría problemas que hoy amargan la vida de las personas que pasarían a un segundo plano, que serían más llevaderos. Por cierto, el IDH de España, desde el 2010 al 2014 ha crecido cada año.

 

Cuando oigo el discurso de destacadas personalidades de la “izquierda” … alucino. Hace unos días escuche decir a un destacado senador del PSOE que el PP había “desmantelado” el Estado del Bienestar y que un gobierno de izquierda lo “reconstruiría”. Bueno, esto parece un discurso ofensivo para una persona que tenga un mínimo de capacidad de observación pues es tomarla por “límite”. Sustituir la realidad (mejorable… pero del puesto 26 al 180, hay mucho trayecto!) por la ficción que le interesa para pedir el voto. En otro momento del discurso, se dice que los puestos de trabajo se han desdoblado y que de una jornada se han sacado dos; no dudo que esto pueda ocurrir actualmente, es más, pienso que ocurrirá más en el futuro y explicaré más adelante la razón causal. Por cierto, hay algunos dirigentes de la izquierda que confunden el concepto de Estado del Bienestar con Estado de la Beneficencia, y son dos conceptos muy diferentes.

 

Dicho de forma sucinta, el PSOE tiene que recuperar la RACIONALIDAD; dónde hay un “5”, ver y operar con un “5”… no convertirlo en “0” si es producto de la actuación de un competidor por el voto o en un “9” si es obra propia.

Esa RACIONALIDAD debe llevar a abandonar el mundo de las creencias para entrar en el mundo de las realidades medibles y contrastables. Por ejemplo, Venezuela se encuentra en el puesto 71 del ranking del IDH, por tanto no debe de seguirse las recomendaciones de la consultora que fue contratada al más alto nivel, que informó el proceso y se enamoró del mismo (Pablo Manuel Iglesias y Srs Errejón y Monedero); yo no lo haría o en unas condiciones muy estrictas y con supervisión constante.

 

Decía que el mundo del trabajo va a cambiar de forma definitiva y lo va a hacer en un corto lapso de tiempo pues las piezas de conocimiento están construidas y la ingeniería realizada…han de confluir como en su día lo hizo la informática y las comunicaciones. Las piezas son la nanotecnología, la robótica, la inteligencia artificial, la Internet de las cosas, big data y la impresión 3D. Seis piezas cuyo poder disruptivo conjunto es enorme. Afectarán a la organización fabril, a la propiedad intelectual, a qué, como y cuando fabricar…en fin, la cadena entera y su forma de control. De forma que habrá que considerar que los/as mejores profesionales estarán muy cotizados… pero no bastará tener un título universitario para tener trabajo ( ahora ya ocurre, se agudizará. Las Universidades han de cambiar), habrá que comenzar a hablar en serio de la renta básica y de trabajos sociales, intensivos en el empleo de personas, como contraprestación…y la normativa “laboral” ha de hacerlo posible, pues los trabajos vitalicios que conocimos han fenecido. Los cambios que se avecinan en diez años son enormes y se necesita una “izquierda” que piense racionalmente, no una pretendida izquierda que trae para un mundo nuevo (ni Marx, ni Lenin, ni Bakunin, ni Kropotkin… sabían algo de la nanotecnología, la robótica, la inteligencia artificial, la Internet de las cosas, big data o la impresión 3D) “recetas” que ya han probado su ineficacia y que son del siglo XIX y comienzos del XX. Que esas recetas se enseñen desde algunas Facultades, solo habla de la preciosa libertad de cátedra y del calamitoso estado científico de las mismas: quizás deberían de hacer un ERE o reconvertir esas cátedras (Historia del pensamiento?, Arqueología Social?…).

Ay, ¡ que necesario veo investigar sobre el Diseño organizativo de la sociedad(DOS)!. En cualquier caso es preciso, entiendo, prestar atención a la prospectiva, a la realidad contrastada sobre la que hay que ponerse de acuerdo y, señores, dialogar para encontrar puntos de encuentro.

 

¿Sabían ustedes que el motor Trent XWB-97 tiene un componente de titanio de 1,5 metros de diámetro y 0,5 metros de espesor- como 15,9 toneladas de componente (si fuera macizo y su densidad la standard)?-, que se ha fabricado, que se ha impreso, con 3D y que ya ha volado en un Airbus el pasado año 2015?. Piensen en futuro.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: