Saltar al contenido
09/06/2019 / José Quintás Alonso

Diseño Organizativo de la ¿Sociedad? (DOS)

Tomamos Diseño Social o Diseño Organizativo de la ¿Sociedad? (DOS) en la acepción que reconoce a la Sociedad como una realidad artificial y por lo tanto susceptible de cambiar, en gran parte y de forma brusca o paulatina, por las actuaciones personas organizadas conscientemente ( en empresas, en Universidades, en Institutos, en Sindicatos, en partidos políticos, en organizaciones sin ánimo de lucro, confesiones religiosas…) y desde luego por todas las personas que conforman esa sociedad, no solamente porque decidan organizarse (porque TIENEN que organizarse), sino también con el quehacer diario. En esta visión el Diseño Social (DOS) es una realidad ineludible: existe y las personas lo modifican, tanto si la gente lo reconoce como si no lo reconoce. Lo anterior no quiere decir que la acción humana sea la única fuerza de cambio; de hecho, en amplios sectores se tiende a pensar que la organización social de la que nos dotamos ha de obedecer únicamente a los deseos humanos. Esta creencia es falsa al menos por cuatro razones:

  • Existen unas reglas de funcionamiento de las organizaciones que son objetivas y son las ORGANIZACIONES quienes marcan tendencia,
  • Hay muchas interacciones entre los diversos subsistemas,
  • Los sistemas funcionan entre límites, sobrepasados los mismos, buscan otro punto de equilibrio o se destruyen.
  • Los deseos se forman, en muchas ocasiones, y concretamente en asociaciones de marcado caríz político, al margen de la racionalidad y buscando el rédito electoral (esto puede explicar muchas prácticas erróneas si el método ER-ED se desprecia por la única razón de lograr y conservar el Poder)

Quizás es momento de ir construyendo una Teoría Básica:

Como parte de una Teoría Básica, hemos de considerar los procesos de decisión, los “puntos humanos” (ph) y la Función Distribución. Cada punto humano, cada persona,  es identificable por  el Ministerio del Interior  y por el Ministerio de Hacienda. Los ph saben construir, de forma consciente (al menos en parte), organizaciones complejas; los ph tienen, tenemos intencionalidad y somos creativos. En este supuesto, las decisiones que toman los ph son función de su intencionalidad y su PALP (pasivos y activos líquidos -carácter anual- de cada persona ); así pues: ∫ρ dpdq = 1 , siendo ρ(p1….pn, q1….qn) una función de distribución estadística de todas las intencionalidades y PALP’s. Las variables cambian en el tiempo; es decir, p y q, intencionalidades y PALP varían con el tiempo… no suelen ser exactamente las mismas a los 20 años que a los 60. Pues bien, la pregunta a responder es: ¿De cuantas formas pueden distribuirse los ph por niveles de PALP?. Podemos intentar hallar la respuesta al menos por dos vías: teórica y la que “observa la realidad” (ver “Un método Incómodo”)

Dado que la Teoría Efectiva se va constuyendo lentamente y principalmente  en base a Tesis Doctorales que analizan problemas parciales de Diseño ¿Social? utilizando la metodología comúnmente aceptada y esperando ser falsadas; podemos citar (breve relación que podría ampliarse y actualizarse):

  1. La Organización Requerida (E. Jaques),
  2. Delimitación de AAMM: modelo anisótropo de difusión con la distancia (J. M. de Lejarza Esparducer),
  3. Gestión del Conocimiento y Competitividad (R. Sanguino),
  4. La Planificación Estratégica de Grandes Ciudades y Áreas Metropolitanas (J. Quintás)

 

A %d blogueros les gusta esto: