Saltar al contenido
08/26/2020 / José Quintás Alonso

¿Sanidad Pública?: si; ¿Privada y Concertada?: también, por supuesto.

Algunas de las personas que conozco bien y desde hace mucho tiempo, expresan su opinión y convencimiento de que se debe reforzarse la Sanidad Pública; así lo expresan en sus camisetas, logos, Whatsup, pancartas, manifestaciones…

Cuando comencé a trabajar, allá por 1972, ya existía la Seguridad Social; aún conservo la cartilla y el nombre del médico de cabecera o de familia.

De forma que no se que quieren decir con Sanidad Pública; no pienso que crean que la acaban  de “inventar”… Hay muchas generaciones que han contribuido y durante mucho tiempo…muchos Gobiernos que la han visto necesaria…

Así que no me queda claro si el slogan “Sanidad Pública”, hoy (agosto de 2020), significa, en realidad, “prohibir/dificultar” la Sanidad Privada, en el convencimiento de que solamente lo que denominan Público tiene derecho a existir; personalmente, pienso que toda organización que presta un servicio y que cuida de mejorar sus prestaciones, su eficacia y de su eficiencia…debe existir, es saludable su existencia… no es un mero capricho.

Con anterioridad a la crisis de la COVID yo ya sabía que un fondo de ojo, una medición de tensión ocular y una exploración computerizada, podian hacerse en horas en alguna clínica privada (a un costo muy asequible) y podía tardarse meses (si, meses), en el sistema público (por cierto, es falso que sea gratuito, pues se nutre de presupuestos: alguien lo paga; como se paga un Seguro o como se pagaban las “igualas”). Posiblemente, a igual calidad y diagnóstico igual de certero; ¿Cuantos miles de intervenciones quirúrgicas se han realizado en la Sanidad Pública y han sido un rotundo éxito?. No me parece que sea una cuestión de competencia profesional, si no de diferencia en la organización.

Con la crisis de la COVID y a pesar de los aplausos a la Sanidad Pública de nuestro Estado, pienso que habría que analizar un poquito más a fondo. Por pura decencia personal habría que explicar como consultas en neumología programadas para marzo se hacen en agosto, habría que explicar como la atención primaria y los crónicos han pasado a la modalidad online… y habría que ver cuales son los resultados de esos cambios ( a ser posible por auditorias externas); dicho de otra forma, no me parece que las decisiones que se están tomando al rebufo de la pandemia, ayuden a mejorar el sistema Público de Sanidad. Hoy día no son mejores prestaciones que hace dos años… antes al contrario. ¿Nadie te ha dicho: “si no estás muy mal no vayas al Hospital”?.

Soy de la opinión de que:

  1. Debe existir una Sanidad Pública, equiparable y que mida, estudie y mejore, las ratios (todas, no únicamente las que interesen al político de turno), ratios que son comunes en los países de la UE
  2. Entiendo que debe existir una Sanidad Privada, sostenida por fondos privados y supongo ligada a los Seguros
  3. Entiendo que debe existir una Sanidad Concertada a dónde la Sanidad Pública pueda acudir en caso de necesidad y/o los ciudadanos/as que lo deseen requieran y abonen, determinados servicios, según los costes (públicos y verificados) de la propia Sanidad Pública (¿cheque sanitario?)

Hace un año, pedíamos cita a través de Internet e íbamos a la consulta presencial con el/la doctora; había un personal y unos edificios, instalaciones. Y eso funcionaba.

Hoy, no puede pedirse cita “no-Covid” por Internet, ha de ser por teléfono (puede costar entre 15 y 20 llamadas en una mañana dedicada a este trámite) y, la visita ha desaparecido: es telefónica. Los edificios, el personal,las instalaciones…siguen estando, son los mismos…pero, organizativamente hemos dado un gran paso atrás. Por cierto, el Gobierno no es del PP o de Ciudadanos…es del PSOE y Podemos

Una última cuestión, la experiencia dice que a medida que los sectores de mecanizan (sea Agricultura o Banca), la productividad aumenta y la mano de obra cambia (más especializada y menor cantidad). Es posible que alguien piense que en la Sanidad y Enseñanza españolas, va a pasar justo lo contrario, a saber: a medida que todo se haga “online” debe aumentar la contratación de trabajadores por parte del Estado. Sería un caso único en el mundo mundial; personalmente opino que poner el tractor delante y unido a la yunta de bueyes y esta al arado, no es precisamente un síntoma de capacitación y/o comprensión

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: