Saltar al contenido
03/07/2022 / José Quintás Alonso

Marzo, 8, 2022

Desde finales del siglo XIX a la actualidad, me da la impresión de que ha cambiado mucho la situación de muchísimas mujeres y de muchísimos hombres; también parece que ha cambiado algo la tecnología

Independientemente de que siempre hay aspectos que mejorar, me fijo en dos:

  • En la España de hoy, nacer como mujer biológica, no parece que suponga demasiadas trabas para destacar en política o en otras profesiones y mucho menos acceder a ellas.
  • También parece claro que ser mujer biológica no implica tener un pensamiento único; Aún cuando el pensamiento único se intenta alimentar como granero de votos a formaciones que se dicen «progresistas» y que utilizan profusamente conceptos generales como «LA» mujer o «EL» pueblo…, cada vez parece que funciona menos y que funciona más el cultivo y desarrollo de las individualidades, en la sociedad plural dónde estamos, por supuesto.

Los chicos estamos al mismo nivel que las chicas en esos dos aspectos: nacer hombre biológico no parece que suponga «trabas para destacar en política, en otras profesiones y mucho menos para acceder a ellas»; por supuesto, tenemos claro que no hay una «pensamiento único» entre los chicos, por no tener no tenemos ni «día internacional»

Lo expresado anteriormente, pienso que es cierto en algunos Estados… como España; en otros, como China, aparte de continuarse mostrando el agrado por la ostentación de símbolos de una tecnología obsoleta (que, curiosamente, ellos han superado por el tren de alta velocidad y la AI), muestran y demuestran una participación de mujeres biológicas muy reducida, tal y como se aprecia en la foto adjunta

No son los únicos:

¡En fin, Ione, cuidado con lo que se desea…¡no vaya a ser que se haga realidad!

Estimar lo que se tiene -que no implica quedarse parados y esto no implica correr en todas direcciones- me parece un acto de humildad y reconocimiento, que muchas personas son incapaces de mostrar. ¡Mecachis!

A %d blogueros les gusta esto: