Skip to content
03/27/2012 / José Quintás Alonso

29M

Varios amigos y amigas me han enviado un escrito titulado “12 argumentos contra (¿) la huelga general”; la insistencia merece y motiva esta pública respuesta a los anónimos redactores del mismo.

Pienso que el argumento fundamental para  convocar la huelga, es el que expresan justo al final del escrito y que textualmente transcribo:

“Si la huelga del 29M es un éxito rotundo y el Gobierno no rectifica quedará totalmente deslegitimado. Eso tendría un coste político elevadísimo, abriría la puerta a más huelgas generales, e incluso podría forzar la dimisión del Gobierno. En cualquier caso le garantizaría un varapalo electoral”.

En definitiva es una huelga política que busca, a los 100 días de las elecciones generales,  iniciar un proceso que, en el plazo de un año, podría  llevar a la dimisión del actual Gobierno y, mediante nuevas elecciones , se formar otro nuevo.

El resto de las motivaciones y explicaciones pienso que obran de simples comparsas.

Pero claro, el cambio de Gobierno, en si, no es demasiado para los no creyentes y/o escépticos; a fin de cuentas, durante el mandato del anterior Gobierno, el paro subió ¿unos tres millones?, los salarios de los funcionarios bajaron por decreto un 5% de media (la primera vez en Democracia) y la edad de jubilación subió dos añitos.  Había una crisis enorme… vale; no me uní a la convocatoria de huelga.

En el momento presente y con la  crisis rampante, aspiro a ver si hay alguna forma constitucional de hacer algo  que contenga el paro. Hasta el momento, creo que no hay medida que haya pensado tomar el Gobierno que haya surtido efecto (excepción hecha de los millones ahorrados al refinanciar la deuda a intereses más bajos), pues muchas de las ideas  no han entrado en vigor…ni son leyes aún!. ¿Hará algo este Gobierno que contenga el crecimiento del paro y comience a disminuir a razón de 150.000 o 200.000 parados/ año?. Hay que dar un poco de tiempo.

De forma que esta convocatoria de Huelga General me parece  absolutamente precipitada. Personalmente, tampoco voy a seguirla.

Dado que doblamos la tasa de paro de la mayoría de socios de la UE, entiendo que debemos ir a una armonización de nuestra legislación laboral con la de ellos; a un “mercado” de trabajo deben corresponder unas mismas normas y procedimientos.

En otro orden de cosas, me encanta la referencia a la Canadiense cuya conquista sobrevivió a tantas vicisitudes; sin embargo, pienso que es muy poco afortunada la referencia al derecho constitucional a hacer huelga y el constante chuleo barriobajero al que los redactores someten al derecho constitucional a no hacerla.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: