Skip to content
04/11/2012 / José Quintás Alonso

Tesis fundamental de Niño-Becerra.

El meollo de la cuestión es que piensa que la actual crisis es de agotamiento del sistema y como hay que inventar algo nuevo…pues va para largo.

Desde que estalla –dice- se han intentado al menos dos cosas:

  1. Lubricar el sistema en base a dotar de crédito a las entidades bancarias; se inyectó la mayor cantidad de recursos de la historia conocida (29% del PIB de los países desarrollados)…y?. No resolvió el tema, tardaron en darse cuenta, pero abandonaron esa vía.
  2. Actualmente están en la de los recortes y ajustar el gasto que, siendo necesario, no va a sanar al enfermo ( dice: porque una sangría nunca ha curado un cáncer ).

En esta tesitura e intentando “crear” algo nuevo apunta una seria de medidas y alguna de ellas me lleva al Gobierno mundial, sea a través de la ONU, del establecimiento de cinco zonas articuladas eficazmente o la propuesta de Costa que  volveré a insertar rescatando el post del blog  de archivo.

Hay que hacer notar que la vuelta al pasado no sirve. No vale el crédito, no vale la sangría (aunque uno y otro sean necesarios), no valen los regímenes nacionales ( de comuna, de autonomía o del estado del siglo XVI), no vale el culto al estado de Stalin o Pol Pot.

Ahora bien, plantear:

  1. Una estructura de goboerno a nivel de Planeta
  2. Eliminar paraísos fiscales sin excepción
  3. Imposición fiscal y Persecución del fraude fiscal a escala planetaria
  4. Eliminación de Sicav y similares…
  5. Producir lo necesario es lo importante (ay!!!; por ejemplo, las televisiones autonómicas, son importantes?)
  6. Etc

Pues si, se introducen elementos NUEVOS. ¿no?.

No se trata de encontrar la trúfula perdida, se trata de inventar la nueva trufula!!.  ¡Quien encontrará la “trúfula” no creada y cómo convencerá a la población de que salga a bailar y se tenga un final feliz!!.

Repito, por si a alguno se le ha olvidado:

Hay que hacer notar que la vuelta al pasado no sirve. No vale el crédito, no vale la sangría (aunque uno y otro sean necesarios), no valen los regímenes nacionales ( de comuna, de autonomía o del estado del siglo XVI), no vale el culto a los crímenes de estado de Stalin o Pol Pot.

 Ay!.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: