Saltar al contenido
06/14/2019 / José Quintás Alonso

Un día, un instante…

De repente allí estaba. Inesperada; preciosa

 

Al día siguiente, cerrada, declinaba.

Si de esta me muero…

los hierbajos…

Llueve.

(T.Santoka)

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: