Saltar al contenido
05/21/2020 / José Quintás Alonso

Vive y deja vivir

Apunte-2

“La implacable búsqueda de certezas éticas, religiosas y políticas a través de los siglos ha conseguido acabar con millones de vidas humanas y aún puede volver a hacerlo. Si renunciamos a la búsqueda de certezas morales, tal vez podamos trabajar en proyectos menos ambiciosos, como tratar de promover sociedades moralmente armoniosas, que proporcionen a sus miembros una vida variada y gratificante”[1] Mi opinión al respecto es la siguiente:

Me parece genial que la Sociedad ponga de su parte lo que pueda para proporcionar “a sus miembros una vida variada y gratificante”; pero ha de considerarse que:

  1. No todos percibirán ni entenderán lo mismo por variada y gratificante; por tanto y entre otras posibilidades, No todos dejarán de buscar certezas políticas/religiosas
  2. El Código Legal sustituye a las Tablas de la Ley, valga el símil. No se si puede llamarse Certeza Política. No se lo que significa “moralmente armoniosas”
  3. Los conflictos armados han tenido y pueden tener otras causas no derivadas de posturas religiosas, políticas o éticas extremas (por ejemplo, la ambición desmedida, el ansia de poder, razones económicas…)

No es tan fácil ni tan simple el “vive y deja vivir”

[1]  Robison, Dave & Garratt, Chris. Ética para todos. Paidós Ibérica. 2005. ISBN: 84-493-1731-2

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: